Arrugas y bolsas en los ojos: una consecuencia del paso del tiempo

La pérdida de colágeno, la exposición excesiva al sol y factores hereditarios son algunas de las causas de la aparición de estos pliegues.

Las arrugas en los párpados superiores y las bolsas son una muestra del paso del tiempo. Si bien existen alternativas para eliminarlas, lo primero es entender por qué aparecen. Conversamos con los especialistas de Clínica Oftalmológica Providencia para que nos explicaran las razones de su manifestación y qué se puede hacer, tanto para retrasar su aparición como para tratarlas cuando ya están.

En el caso de las arrugas que se encuentran en los párpados superiores, surgen por la pérdida de elasticidad, especialmente de colágeno. Sin la presencia de él, la piel comienza a fracturarse y pierde el aspecto terso. 

Existen otros factores que influyen también, como factores genéticos o hereditarios, excesiva exposición al sol, consumo de alcohol y/o tabaco, mal funcionamiento de los músculos de los párpados y estrés.

Por su parte, las bolsas se producen porque se inflama la zona de los párpados inferiores. Esto lleva a comenzar a retener líquidos y se produce esta estructura blanda y abultada. En este caso el paso del tiempo es fundamental, debido a a que los tejidos que contienen la grasa alrededor de los ojos comienza a ceder y a plegarse.

Además hay otras causas que pueden propiciar su aparición, como problemas renales , mal funcionamiento de la tiroides, falta de descanso y llorar en exceso.

 

Cómo se puede prevenir

Si bien es una consecuencia del paso del tiempo, hay algunas medidas que se pueden tomar para retrasar su aparición. En COP recomiendan el uso de productos específicos para mejorar la hidratación de la zona del contorno de los ojos, por ejemplo. También evitar el alcohol y el tabaco y protegerse del sol, entre otras.

 

Blefaroplastia: una alternativa quirúrgica

Si estas arrugas y bolsas afectan la vida de los pacientes, se puede corregir mediante una cirugía llamada blefaroplastia. Es considerada una intervención sencilla y de poco riesgo.

Consiste en realizar un pequeño corte en los pliegues y dobleces del párpado, extirpar el exceso de piel y tejido sobrante, para luego tensar los músculos del párpado. 

Luego de 48 o 72 horas de cuidado, el paciente vuelve a realizar su vida normal y deja de el aspecto de tener los ojos cansados.

Esta operación puede ayudar a cumplir dos propósitos: el primero es estético y el segundo es mejorar la vista de aquellas personas que, teniendo un exceso de piel tan grande en los párpados, les afecta la visión. Incluso se han descrito casos de fatiga visual o dolores de cabeza debido a esta piel caída.

Compartir :