Facoemulsificación en Catarata

Clínica Oftalmológica Providencia

En esta intervención, el cirujano realiza primero una micro incisión autosellable, de entre 1.8 y 2.4 milímetros, en el borde de la córnea (la parte frontal del ojo). Luego inserta un pequeño instrumento que utiliza ultrasonido de alta frecuencia, el cual rompe el centro del cristalino opaco y cuidadosamente lo succiona. Aquí radica la gran ventaja de esta técnica, porque permite retirar el cristalino que impedía la visión de forma rápida y segura. Asimismo, la aspiración de los trozos de cristalino al mismo tiempo que es destruido permite disminuir la inflamación ocular.

Una vez que el cristalino opaco ha sido removido, se sustituye con un lente intraocular (LIO), un implante de plástico, silicona o acrílico. El nuevo lente transparente que se coloca en el paciente durante la operación permite que la luz pase a través de la retina y se enfoque adecuadamente. Así, se convierte en parte permanente del ojo.

En la mayoría de los casos, el lente intraocular es colocado detrás del iris, la parte coloreada del ojo, y se le llama lente de cámara posterior. En caso de que deba ubicarse enfrente del iris (por las características del ojo), se denomina lente de cámara anterior.

Esta técnica es bastante segura en manos experimentadas. La recuperación visual es casi inmediata, pues la cirugía se realiza en la mayoría de los casos con anestesia tópica, es decir solo con gotas anestésicas en el ojo.

Entre las ventajas de la Facoemulsificación se destaca una menor inflamación del ojo, no produce ningún dolor ni molestias, permite una rápida recuperación de la visión luego del procedimiento. Una complicación muy poco frecuente es la opacificación de la cápsula posterior del cristalino lo que puede requerir la utilización de láser para la solución del inconveniente, que no dejará ningún tipo de secuelas.

Llámanos