Glaucoma

Clínica Oftalmológica Providencia

Es una enfermedad neurodegenerativa del nervio óptico, donde el líquido transparente encargado de la nutrición de las estructuras internas del ojo – el humor acuoso- no tiene un drenaje, provocando un aumento de la presión interna y causando daños en las fibras que forman el nervio óptico. Es una patología que puede provocar ceguera irreversible si no es tratada.

¿Qué tipos de glaucoma hay?

En un 90% de los casos es del llamado ángulo abierto. Este se produce porque la eliminación del humor acuoso es poco eficiente. También existe el glaucoma de ángulo cerrado, donde el drenaje se bloquea completamente, provocando un aumento rápido de la presión intraocular. Otros tipos de la enfermedad son del tipo congénito y de presión intraocular, entre otras.

Factores de riesgo

  • Edad.
  • Presión intraocular elevada.
  • Diabetes.

  • Cefaleas migrañosas.
  • Miopía elevada.

  • Factores hereditarios.
  • Quienes hayan tenido un traumatismo en el ojo.

Síntomas

 El glaucoma de ángulo abierto es asintomático al comienzo. No causa dolor y sin tratamiento las personas comienzan a perder su visión periférica, lo que con el tiempo puede llevar a la ceguera. En el glaucoma de ángulo cerrado los síntomas son abruptos e incluyen dolor severo en los ojos o en la frente, visión borrosa y náuseas, entre otros.

¿El glaucoma tiene tratamiento?

Con un diagnóstico oportuno y un tratamiento adecuado es posible estabilizar la visión con medicamentos y/o con cirugía.

Detección y evaluación

Una visita al especialista a partir de los 40 años es importante para poder diagnosticar a tiempo esta enfermedad. Además es importante realizar revisiones periódicas en quienes tengan factores de riesgo.
En Clínica Oftalmológica Providencia realizamos los exámenes que determinarán el mejor tratamiento a seguir:

  • Medición de agudeza visual
  • Paquimetría
  • Retinografía

  • Curva de tensión
  • OCT
  • Campo visual

Cirugía de glaucoma

En Clínica Oftalmológica Providencia contamos con la más moderna tecnología mundial para tratar esta enfermedad y evitar la pérdida total de la visión. Este procedimiento consiste en lograr el descenso de la presión intraocular, facilitando la salida del humor acuoso. Con ello se evita el daño progresivo de las fibras del nervio óptico y su posterior pérdida. El método consiste en la apertura de nuevas vías de drenaje.

Así funciona un ojo con Glaucoma:

Un ojo con glaucoma presenta una presión ocular alta, lo que ocasiona un daño progresivo en el nervio óptico.
Un ojo normal presenta una presión estable del líquido, dentro del ojo. (pasa sobre la imagen para ver un ojo normal)

Testimonios

Marla Maldonado

Supracor

“Al otro día de la intervención pude hacer mi vida normal, sin problema y en un mes ya estaba viendo perfecto. Ya no uso anteojos, excepto los de sol”.

Llámanos