Hipermetropía

Clínica Oftalmológica Providencia

Es un vicio refractivo que se da en personas con globos oculares de pequeño diámetro. Se manifiesta durante la infancia, pero a diferencia de la miopía no progresa durante el crecimiento. También está determinado genéticamente, y suele producir dolores de cabeza, principalmente al final del día, debido al esfuerzo constante para acomodar la visión.

Como en la hipermetropía se afecta la visión de cerca, en pacientes jóvenes puede compensarse con el cristalino, que tiene una gran capacidad acomodativa, pero con el paso del tiempo es preciso corregir este defecto porque el cristalino pierde naturalmente su acomodación.

El ejercicio constante de los músculos oculares por parte de los hipermétropes jóvenes puede provocar síntomas no relacionados directamente con la visión, como dolor de cabeza y fatiga, dolor o enrojecimiento ocular. Por ello, gestos como frotarse los ojos o arrugar la frente de forma habitual pueden ser una primera señal de que existe una hipermetropía.

Aunque el grado de hipermetropía sea pequeño, la corrección es aconsejable para evitar problemas secundarios, como dolores de cabeza o irritación ocular.

Así funciona un ojo con Hipermetropía:

En un ojo con hipermetropía los rayos de luz no alcanzan a enfocarse sobre la retina, sino que detrás de esta. En un ojo normal, los rayos de luz que entran al ojo se enfocan sobre la retina, gracias al poder convergente de la córnea y el cristalino. (Pasa sobre la imagen para ver un ojo normal)

Testimonios

Aníbal Bustamante

LASIK

“Usé lentes desde niño, lo que fue muy limitante para hacer deporte y estudiar. Llegué a la Clínica recomendado por mi hermana y ahora no uso anteojos para nada. Ha sido una experiencia reconfortante y satisfactoria”.

Llámanos