Lagañas: un indicador sobre la salud de nuestros ojos

Una cantidad de esta secreción mayor a la normal, puede indicar la presencia de infecciones.

 

A todos les pasa: se despiertan en la mañana y sienten los ojos ligeramente “pegados”. Eso se debe a las secreciones oculares o más conocidas como lagañas.

¿Y qué son? Es una mezcla de mucosidad, aceite, células de la piel y otro tipo de desechos, que se juntan en el ángulo interno del ojo.

Su función es principalmente protectora, debido a que con ella se eliminan basuritas y otros tipo de desechos que pueden ser peligrosos para los ojos. 

Dependiendo de su cantidad y color, nos indica si la visión está presentando algún tipo infección, donde la lagaña cumple una función defensora: al producir mayor cantidad o cambiando su composición está protegiendo el ojo.

 

Síntomas de infección ocular

¿A qué estar atentos? Esta es una lista con algunos de las señales que hay que tener en cuenta:

  • Excesiva mucosidad en los ojos.
  • Pus en los ojos
  • Color amarillo o verdoso de las lagañas (lo normal es que sean blancas o transparentes).
  • Aparecen muy seguido y en poco rato
  • Sensibilidad a la luz 
  • Molestias o sensación de que pica la vista
  • Dolor de ojos 
  • Visión borrosa

 

Ante cualquiera de estos síntomas, es necesario ir a una consulta médica, donde se podrá entregar un diagnóstico en forma oportuna. En Clínica Oftalmológica Providencia, contamos con especialistas que podrán ayudar a sanar este tipo de infecciones. 

 

Afecciones oculares

Algunas de las enfermedades que pueden estar presentando los ojos con los síntomas descritos, pueden ser:

 

Conjuntivitis: Es una dolencia ocular bastante común. Se caracteriza por la hinchazón de la membrana llamada conjuntiva. Puede ser vírica o viral, bacteriana, alérgica o irritativa.

Blefaritis: Es una afección donde los párpados presentan inflamación o infección, específicamente donde nacen las pestañas. 

Orzuelo: Se produce con la hinchazón de las glándulas sebáceas del párpado. Una de sus principales causas son las infecciones de origen bacteriano, ya sean en el propio párpado o en la piel de alrededor de los ojos.  

Ojo seco: Este síndrome es una dolencia que se produce cuando la lubricación de la superficie ocular disminuye porque baja la producción de la lágrima. No existe una sola causa concreta que provoque el ojo seco y, la mayoría de las veces, se debe a una suma de factores que derivan en ello.

Uso incorrecto de lentes de contacto: El uso indebido de los lentes de contacto también puede favorecer la aparición de los ojos engañosos. Entre las razones están los problemas de higiene, no sacarse los lentes con la frecuencia que el oftalmólogo recomienda, etc.

Compartir :