Manchas negras o moscas volantes ¿por qué aparecen?

Si bien son más frecuentes de lo que se cree, es bueno estar atentos y tratar de prevenirlas.

 

Pueden aparecer de un momento a otro. Y la persona se da cuenta cuando observa un fondo brillante o una superficie clara. ¿Qué es eso que está flotando en el ojo? Son las manchas negras o más conocidas como moscas flotantes.

Las miodesopsias, que es el nombre correcto para refererise a ella, son el resultado de condensaciones o irregularidades en el humor vítreo. Este líquido, de consistencia gelatinosa, es transparente y rellena el interior del globo ocular. Su principal función es entregar estabilidad y forma al ojo.

Este fluido se forma en la etapa embrionaria y no se renueva, lo que hace que con el paso de los años se vayan produciendo cambios en sus componentes, lo que lleva a la aparición de las manchas en el ojo. 

 

Causas más frecuentes

Algunas de las razones por las que podrían aparecer las miodescopias son:

  • Envejecimiento.
  • Miopía.
  • Diabetes.
  • Hemorragias oculares.
  • Traumatismos en los ojos.
  • Estrés o ansiedad.

 

Tratamientos o terapias

Lamentablemente no existe hasta el momento ningún tratamiento para eliminar las moscas flotantes. Si bien hay procedimientos quirúrgicos que se han realizado, aún están en fase de experimentación.

Existe un procedimiento donde se extrae el humor vitreo  y se sustituye por una solución salina. Pero los graves efectos secundarios, donde se incluye la posibilidad de un desprendimiento de retina, no la hacen muy aconsejable.

 

Lo importante es prevenir

Como la aparición de las manchas negras está asociada a un envejecimiento de la vista, los especialistas de Clínica Oftalmológica Providencia destacan que es importante tomar medidas que puedan retrasar este paso.

Es así como la realización de ejercicio, la ingesta de agua y una alimentación balanceada, pueden ser muy beneficiosos, también recomiendan evitar los traumatismos en los ojos, evitar el consumo de medicamentos innecesarios, realizarse chequeos periódicos y, por último pero no menos importante, la utilización de anteojos de sol en espacios abiertos.

Compartir :