Miopía

Clínica Oftalmológica Providencia

La miopía es un defecto de refracción que suele aparecer en la infancia y evoluciona hasta los 20 años, aproximadamente. Con frecuencia se detecta en la edad escolar o adolescencia, cuando se nota que los niños tienen dificultades para leer en el pizarrón, pero no en sus libros, por ejemplo. Afecta a hombres y mujeres por igual y las personas con familiares miopes son más propensas a presentarla.

La miopía es un error refractivo de tipo hereditario, que se produce porque el globo ocular es más largo que lo normal y/o la córnea es demasiado curva, lo que significa que el ojo no refracta la luz adecuadamente para ver las imágenes con claridad. Esta condición hace que los ojos miopes vean mal de lejos, porque la imagen no cae sobre la retina, sino que por delante de ésta. Y lo que está cerca lo ven nítido.

La causa de la miopía no se conoce con exactitud, aunque se sabe que la herencia genética juega un papel importante.

Por lo general, la miopía se manifiesta en la infancia, progresa lentamente pero puede empeorar en la adolescencia. Usualmente se detiene entre los 18 y 21 años, aunque existen miopías de tipo progresivo que llevan a severas alteraciones de la visión. Suele corregirse con anteojos o lentes de contacto y la cirugía refractiva es una opción para quienes desean prescindir de ellos.

Así funciona un ojo con Miopía:

En un ojo con miopía los rayos de luz se enfocan delante de la retina. En un ojo normal, los rayos de luz que entran al ojo se enfocan sobre la retina, gracias al poder convergente de la córnea y el cristalino. (Pasa sobre la imagen para ver un ojo normal).

Testimonios

Nataly Fuentes

LASIK

“Mi vida cambió al día siguiente de la intervención. Cuando vine al primer control, me emocioné mucho porque pude ver cosas que antes ni sabía que existían. Por primera vez pude ver el metro y ya no tuve que preguntar dónde estábamos. Ahora todo es más fácil, trabajo de manera más cómoda y rápida y no ando con los ojos llorosos por el polvo”.

Llámanos