Ojo Seco

Clínica Oftalmológica Providencia

Síntomas

  • Picazón.
  • Enrojecimiento.
  • Sensación de cuerpo extraño o arenilla en la superficie ocular.
  • Fatiga o pesadez en los párpados.
  • Lagrimeo.
Ojo Seco:

El ojo seco es una alteración que se produce en la superficie de la córnea y la conjuntiva por falta de lágrimas o porque ésta es de mala calidad. Como consecuencia, la superficie de ojo no está bien lubricada, lo que puede dar origen a molestias oculares, problemas visuales y lesiones en la córnea y la cunjuntiva.

Las causas se vinculan a la edad, cambios hormonales en las mujeres (embarazo, consumo de anticonceptivos orales y menopausia), factores ambientales, especialmente en entornos con mucha evaporación y uso de lentes de contacto. También es un efecto no deseado de algunas enfermedades sistémicas como el síndrome de Sjogren, artritis reumatoide, lupus eritamatoso, entre otras patologías.

Prevención

Se recomienda no exponerse a corrientes de aire porque favorece la evaporación de las lágrimas, evitar la sequedad ambiental, protegerse de la contaminación, del viento y humo.

Diagnóstico

Con una de las mejores técnicas diagnósticas para el ojo seco cuenta Clínica Oftalmológica Providencia. Se trata del “Test de Osmolaridad”, un método cuantitativo para evaluar el estado de salud de la pelicula lagrimal. El procedimiento es bastante sencillo, rápido y muy poco invasivo. El test está concebido para la mediación de la osmoralidad de las lágrimas humanas como ayuda para el diagnóstico del síndrome de ojo seco en pacientes con sospechas de sufrir esta enfermedad y en combinación con otros métodos de la evaluación clínica. Este diagnóstico es de vital importancia ante una eventual cirugía refractiva o de catarata, como también para el tratamiento de la Enfermedad de la Superficie Ocular (ESO).

Tratamiento

Los casos leves de ojo seco pueden ser tratados con gotas lubricantes o geles (lágrimas artificiales). Para casos de moderada a severa sequedad están disponibles tapones de colágeno de drenaje lagrimal.

Esto bloquea el flujo de las lágrimas, lo que las obliga a permanecer en la superficie del ojo. Los tapones de silicona pueden perdurar por mas de seis meses, logrando un gran confort visual y alivio de largo plazo.

Llámanos