Queratocono

Clínica Oftalmológica Providencia

La córnea es el tejido transparente que forma la parte anterior del ojo y funciona como un lente que interviene para desviar los rayos de luz. Cualquier enfermedad que altere su transparencia y/o su forma va a impedir que los rayos de luz que atraviesan su superficie puedan formar una imagen nítida en la retina.
De las enfermedades que alteran la forma de la córnea, la más frecuente es el queratocono, una condición en que la forma normal de la córnea se distorsiona, desarrollando una deformación en forma de cono, que modifica y altera progresivamente la visión haciéndola cada vez más borrosa. Este proceso deformativo depende de la edad del paciente y el inicio de los síntomas. Habitualmente, cuanto más joven es el paciente y más precoz es el inicio del queratocono, más rápido es el progreso.

El queratocono se hereda de padres a hijos en aproximadamente un 25% de los casos, por lo que es importante que quienes tienen familiares aquejados con esta patología se efectúen chequeos oftalmológicos en forma frecuente. También hay casos relacionados con alergia ocular o frotamiento continuo de los ojos.

Síntomas:

En general comienzan a aparecer en la adolescencia y pueden incluir:

  • Leve visión borrosa
  • Ligera distorsión de la visión
  • Mayor sensibilidad a la luz

  • Deslumbramiento
  • Picazón de ojos e irritación ocular leve pero frecuente.

El queratocono progresa durante un período de 10 a 20 años y luego se detiene. A medida que avanza, los síntomas más comunes incluyen:

  • Aumento en la distorsión de la visión
  • Aumento de miopía o astigmatismo

  • Cambios frecuentes en la prescripción de anteojos
  • Incapacidad de usar lentes de contacto.

El queratocono es causado por un debilitamiento de la córnea, lo que impide su tratamiento con cualquier tipo de láser. La corrección con anteojos no es del todo eficaz en estos casos y no todos los pacientes portadores de queratocono toleran los lentes de contacto.

Al igual que los soportes de un puente, los anillos intraestromales producen un efecto mecánico sobre la superficie.
Tratamientos

Dependiendo del estado de la enfermedad, puede corregirse con anteojos o lentes de contacto rígidas. Si es más avanzado, las soluciones van desde la Implantación de Segmentos Intracorneales o Intraestromales (anillos), el Crosslinking corneal que frena su evolución al generar una mayor fuerza en el tejido corneal o si es un caso grave, la única solución será el Trasplante de Córnea.

Implante de Anillos Intracorneales o Intraestromales

Es un procedimiento para corregir las deformidades corneales, con el cual se pretende devolver la forma natural a una córnea que está deforme. Tiene un fin médico y restaurador, y por consiguiente lo que se busca es disminuir la dependencia de la corrección óptica y/o mejorar la tolerancia a los lentes de contacto.

Los anillos o segmentos corneales son diminutos arcos de un plástico especial con un espesor que varía entre 150 y 300 micras, que una vez insertados permanecen indefinidamente en la córnea.

Es un procedimiento ambulatorio, realizado con anestesia tópica (gotas) y en Clínica Oftalmológica Providencia utilizamos un láser Femtosegundo para realizar el túnel donde se implantarán los segmentos o anillos. También contamos con los únicos anillos aprobados por la FDA conocidos como INTACS.

¿Cuándo se indica el Implante de Anillos Intracorneales?

El paciente debe ser evaluado con una serie de exámenes que determinarán las características de su córnea, lo cual permitirá saber a su oftalmólogo si es apto para este tipo de cirugía.

En general, la cirugía se indica en:

  • Queratocono o Deformación Marginal Pelúcida
  • Altas miopías y/o astigmatismos que no pueden ser tratados con láser

  • Astigmatismo irregulares post trasplante corneal
  • Ectasias corneales traumáticas o quirúrgicas

Este implante es una técnica reversible y reajustable, además de un procedimiento poco invasivo. Evita el trasplante de córnea, deteniendo o retrasando la evolución de la enfermedad y mejora la tolerancia a los lentes de contacto.

Aunque no cura el queratocono, el material implantado modifica las curvaturas corneales excesivas y patológicas, manteniéndolas en valores más aceptables de normalidad y se mantiene así gracias a los procesos de fibrosis cicatricial que la córnea realiza en torno de los segmentos implantados.

Crosslinking

Es un procedimiento sencillo, seguro y poco invasivo. Es una técnica que consiste en la administración de unas gotas de riboflavina (vitamina A) en la superficie de la córnea, hasta conseguir que penetre adecuadamente en el interior. Posteriormente, la córnea se expone a una luz ultravioleta de baja potencia que provoca una reacción química que hace aumentar el grosor de las fibras de colágeno y los enlaces entre ellas, logrando mayor rigidez.

Para efectuar el procedimiento Crosslinking, su médico efectuará previamente una técnica denominada “despitelización corneal”, la cual elimina la capa más superficial de la córnea, para posteriormente aplicar la riboflavina la cual sensibilizará el tejido corneal a la acción de la radiación UV.

Quedará con un lente de contacto terapéutico y algunos colirios antiinflamatorios, ya que se produce una úlcera corneal, cuya cicatrización demandará un tiempo variable para cada paciente.

El objetivo de este procedimiento es aumentar los enlaces de las fibras de colágeno presente en el estroma de la córnea, las cuales participan en la biomecánica corneal. La estabilización visual es en promedio de 3 a 6 meses.

Esta técnica se aplica en ectasias corneales menos agudas o como complemento al implante de anillos (situación más habitual). Se recomienda siempre utilizarla en menores de 40 años.

El gráfico muestra el aumento de los enlaces entre las fibras colágenas después de la aplicación de UVA y Riboflavina, generando mayor resistencia y disminución de la deformación de la córnea.
Trasplante de Córnea

Tiene como objetivo reemplazar a una córnea que está opaca o con una grave alteración de su forma y espesor, por una córnea donante humana. Para que la córnea donante brinde aceptables posibilidades de éxito debe ser obtenida con una técnica rigurosa (ablación), conservada en líquidos especiales y controlada la calidad del tejido antes de ser trasplantada.

¿Qué enfermedades de la córnea pueden necesitar un trasplante?

De las enfermedades que alteran la forma de la córnea, la más frecuente es el queratocono, una enfermedad degenerativa en donde la córnea se va deformando y adquiere progresivamente la forma de un cono con su punta adelgazada y muchas veces opaca. Cuando el queratocono está muy avanzado, el tratamiento es el trasplante de córnea.

Otras enfermedades de la córnea que provocan opacidades son principalmente las infecciosas (queratitis), por ejemplo la infección por el virus del herpes o las patologías en que la córnea es invadida por el líquido del interior del ojo (edema corneal). Otras pueden ser hereditarias (distrofias), adquiridas (degeneraciones corneales) o tener como causa lesiones por sustancias químicas o traumatismos importantes.

Actualmente se puede trasplantar toda la córnea, es decir todos los tejidos y células que la componen, en lo que se llama queratoplastia perforante total o, en ciertos casos, trasplantar sólo una parte de los tejidos (puede ser de los tejidos anteriores o de los tejidos y células posteriores de la córnea). En estos casos se habla de queratoplastia lamelar, trasplante de células endoteliales, etc.

Imaginemos que la córnea es un disco que tiene un determinado espesor. En los trasplantes puede variar el diámetro del disco y también el espesor (espesor total o parcial). La técnica elegida dependerá de la enfermedad que tiene la córnea: si afecta a todo el espesor o si sólo afecta a una capa.

Cuando se reemplaza todo el espesor corneal y/o cuando se reemplazan las capas anteriores es necesario colocar puntos de sutura para unir lo que queda de la córnea original con la córnea dadora. Estos puntos son retirados de acuerdo con la evolución de cada caso.

Llámanos