Retinopatía Diabética

Clínica Oftalmológica Providencia

Es una complicación de la diabetes y retinopatía es el término médico usado para el daño de los capilares que nutren la retina, el órgano más importante del ojo, donde se produce la transformación de la luz en impulsos nerviosos que se transmiten al cerebro. Este daño es producido por los altos niveles de azúcar en la sangre y después de tener diabetes durante 10 años, casi todos los pacientes tienen cierto grado de retinopatía.

La Retinopatía Diabética es la primera causa de ceguera irreversible en edad laboral tanto en el mundo, como en Chile. Pese a su gravedad, la pérdida de la visión puede evitarse con hábitos de vida saludable, un estricto control de la glicemia y de la presión arterial y un control periódico con el oftalmólogo.

Por qué se produce:

La Retinopatía Diabética ocurre cuando los vasos sanguíneos de la retina sufren lesiones producidas por el alto nivel de azúcar en la sangre, asociada o no a la hipertensión arterial. Cuando estos vasos sanguíneos se lesionan, pueden romperse, lo que provoca hemorragias en la retina y el depósito de líquido y materiales transportados por la sangre, lo que en algunos casos puede producir edema macular.

En una etapa más avanzada, denominada retinopatía proliferante, la retina intenta formar nuevos vasos sanguíneos para reemplazar los dañados, pero éstos son muy débiles y tienen aún más probabilidades de romperse. Además, si se desarrolla tejido cicatricial como respuesta al crecimiento de nuevos vasos sanguíneos y del consiguiente sangrado, se puede producir un desprendimiento de la retina, que desembocará en ceguera, muchas veces irreversible.

En la mayoría de los pacientes, la enfermedad avanza silenciosamente y sólo se manifiesta en etapas muy  avanzadas o es evidente con una pérdida importante y brusca de la visión.

Entre los pacientes con más de 20 años de evolución de su diabetes, más del 60%  presenta retinopatía diabética. Sin embargo, la pérdida severa de visión que ocasiona la Retinopatía Diabética casi siempre es evitable, ya que un buen control de la enfermedad de base puede  reducir el riesgo de ceguera en más del 90% de los casos.

Síntomas:

En la mayoría de los pacientes sólo se manifiestan en etapas muy avanzadas. Sin embargo, a medida que la enfermedad progresa, los síntomas pueden incluir:

  • Manchas, puntos o “moscas” volantes
  • Visión borrosa

  • Áreas oscuras en el campo de visión
  • Mala visión nocturna

Prevención

Los diabéticos deben someterse a revisiones oftalmológicas periódicas desde el diagnóstico de la enfermedad y adoptar un estilo de vida saludable que implica llevar una dieta estricta, no fumar y realizar ejercicio moderado. Además, controlar regularmente los principales factores de riesgo como la glicemia, la presión arterial y los lípidos plasmáticos, como el colesterol.

Todo paciente diabético debe someterse, al menos una vez al año a un completo control oftalmológico que incluye un examen de fondo de ojo con pupila dilatada. Si existen signos de la enfermedad puede ser necesario complementar el estudio con una Angiografía Retinal y una Tomografía de Coherencia Óptica (OCT), de gran utilidad en el estudio y manejo de esta patología.

Fotocoagulación o Panfotocoagulación con Láser Argón:

Consiste en utilizar láser argón sobre la retina, con el objetivo de detener el crecimiento de vasos sanguíneos anormales, destruir zonas con falta de oxígeno, reparar desgarros en la retina o destruir tejidos anormales que afectan a la capacidad visual y que son causados por la retinopatía diabética.

La Retinopatía Diabética afecta los micro vasos sanguíneos que nutren la retina, al aumentar la permeabilidad de la pared de dichos vasos permitiendo que pase líquido hacia ésta, originándose edema, hemorragias y pequeños focos de acumulación de lípidos. Asimismo, al alterarse la pared de los vasos, las células no reciben una suficiente cantidad de oxígeno, lo que desencadena la formación de nuevos vasos sanguíneos (neovasos), que son frágiles y provocan hemorragias, además que el tejido fibroso que los rodea puede contraerse y provocar un desprendimiento de retina, trayendo como consecuencia la ceguera.

El procedimiento de Fotocoagulación con láser tiene como objetivo evitar el crecimiento de neovasos sanguíneos y lograr el cierre de los ya existentes, lo que reduce el riesgo de ceguera. En casos donde existe edema macular diabético, se propone reducir el edema y estabilizar la visión.

El procedimiento se realiza con el paciente sentado en un equipo similar a la lámpara de hendidura, que es el microscopio con el que su oftalmólogo examina sus ojos en las consultas habituales y previamente se le instila al paciente unas gotas de anestésico y midriático (dilatador de la pupila) en el ojo a tratar.

Con la Panfotocoagulación láser en la retinopatía diabética se espera evitar el crecimiento de neovasos sanguíneos y lograr el cierre de los ya existentes, lo que reduce el riesgo de severa pérdida visual y de ceguera en un 50%, de acuerdo con importantes estudios científicos multicéntricos.

En casos en donde exista edema macular diabético (acumulación de líquido en la zona central de la retina llamada mácula), el objetivo es reducir el edema y estabilizar la visión.

Llámanos